fbpx

Ana Rivero - Yucatán


Actualmente estudia Finanzas y Contaduría Pública, en Mérida Yucatán. Eligió su carrera a partir de vivir una situación crítica después del fallecimiento de su papá. Encontró un área en donde se puede desarrollar para apoyar a su mamá en el negocio. Se considera una gran hija, hermana y amiga de carácter extrovertido y alegre, que pone su pasión en cada actividad que desarrolla.
Desde niña se ha entregado a causas nobles y a los más desprotegidos, junto con sus hermanos comenzó a recolectar comida y ropa, hasta donde se le permitía ayudaban en los desastres naturales que llegaban a dañar su comunidad.
Algo que también le caracteriza fue su entrega a la natación, deporte que desde pequeña practicaba volviéndose una nadadora de alto rendimiento, lo que le llevó a competir a nivel municipal, estatal y nacional, logrando siempre excelentes resultados. También es fanática del baile, siendo los ritmos latinos los que más disfruta.
Actualmente sigue apoyando distintas causas, ha interactuado con personas en edad adulta, ha sido responsable en un apostolado (ECyD, Encuentros, Convicciones y Decisiones). Fue parte de color misionero para apoyar varios municipios de Yucatán (Misiones). Ha sido partícipe en actividades que fomentan el cuidado del medio ambiente (Verde Anáhuac). Realizó varias actividades con niños de escasos recursos eventos masivos y pequeños (Amigos para Siempre). Trabajó también dos años con niños con diferentes discapacidades (Aprendamos Juntos). Tuvo actividades en el reclusorio estatal apoyando y fomentando valores (Camina Distinto). También está activa en la asociación “Salvemos una Vida” la cual se dedica a la prevención del suicidio. En esta están desarrollado el “Proyecto M” el que se distingue por atacar cuatro principales problemáticas que hoy por hoy se viven en los adolescentes: el suicidio, la delincuencia, la farmacodependencia y el embarazo no deseado. Como consecuencia se refuerza el vínculo entre padres e hijos y administrar el uso de la tecnología. Todo esto es posible con el uso adecuado de tiempo libre y la creación de hábitos positivos de juego.